El procurador en el divorcio de mutuo acuerdo

Cuando procedemos al divorcio, sabemos que necesitamos la ayuda de un abogado. Pero no siempre se sabe que el procurador también juega un rol esencial en estos trámites. ¿De qué se va a encargar el procurador en un divorcio?

Para empezar, el abogado redacta una demanda de divorcio, a la que acompaña el certificado de matrimonio, los de nacimiento de los hijos y el convenio regulador firmado por los esposos. Esa demanda de divorcio va encabezada por el nombre del procurador que se encargará del procedimiento. Para que el procurador en el divorcio nos pueda representar es necesario que le demos poderes, bien a través de un notario, bien en el propio juzgado (lo que se conoce como apoderamiento apud acta)

La demanda de divorcio es entregada al procurador por el abogado. El procurador firma, hace las copias necesarias, paga las pólizas y finalmente la entrega en el juzgado. A los pocos días, la demanda es asignada a un juzgado en concreto, el cual abre un número de procedimiento y notifica al procurador el día y la hora en que los cónyuges han de acudir al juzgado a ratificar la demanda. El procurador traslada dicho documento al abogado, el cual a su vez contacta con los clientes. En la ratificación se suele aprovechar para hacer el apoderamiento apud acta.

Una vez realizada la ratificación, si hay hijos menores, se entrega una copia del convenio regulador al ministerio fiscal, cuyo dictamen favorable o no respecto del mismo es trasladado al procurador. Si no hay mayor problema, acto seguido se le notificará al procurador la sentencia, el cual la hará seguir al abogado.

Todas estas gestiones de las que se ocupa el procurador en el divorcio las debería hacer el propio cliente si aquél no existiera. Así que si quiere evitarse este trabajo, no dude en contactar con nuestro céntrico despacho de procuradores, estamos en Zaragoza para atenderle.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE